¿El amor se inicia por el olor?

Posted on

La comunicación olfativa en el mundo animal es bien conocida. En roedores y mamíferos, la cavidad nasal contiene un segmento de mucosa olfatoria localizado a lo largo del tabique nasal: el órgano vomeronasal(OVN). Este órgano, lo mismo que en otras especies inferiores, está presente en los humanos adultos y es la estructura donde se localizan los receptores que detectan las feromonas.
image
¿Qué es una feromona?

Son sustancias químicas, que utilizan los animales para comunicarse entre sí, produciendo en el sujeto receptor conductas estereotipadas.

En humanos hay controversia, la primera confirmación de su existencia, fue la observación de que las mujeres que viven juntas presentan una sincronización de sus ciclos menstruales; es decir, todas ellas detectan y liberan feromonas, localizadas fundamentalmente en las glándulas sudoríparas axilares y en las secreciones urinarias, que modularian a través del OVN el eje hipotálamo-hipófiso-gonadal, acortando o alargando el ciclo menstrual. De la regulación de la ovulación vía feromonas existe un interesante artículo publicado en Nature por psicólogos de la Universidad de Chicago.

Realmente todo esto tiene lógica, somos mamíferos y conservamos esta curiosa regulación de la reproducción cuando estamos en grupo, como ocurre en el mundo animal, donde la sincronización de los ciclos y la etapa de celo, tiene como consecuencia un reagrupamiento de los nacimientos en un periodo muy breve de tiempo, lo que facilita la protección de las crías y limita los riesgos de predación.

image

¿Y en lo relativo al amor?
Existe cierto grado de certeza en lo que se refiere a que las feromonas están modulando la actividad del eje hipotálamo-hipófisis a través del OVN, así como el sistema nervioso autónomo. Esto explicaría la sensación que se experimenta durante el proceso de atracción, y que coloquialmente se traduce en expresiones como “me dio un brinco el corazón” o “¡uf como me pone!” con los consecuentes cambios en la frecuencia cardiaca y la respiratoria.

Podríamos decir que el amor requiere un sistema nervioso, de manera que lo sentidos (vista y olfato) iniciarían esa primera atracción. Resumiendo, la compleja comunicación química requiere:
1. de la feromona liberada por la piel del transmisor (ese morenazo que te presentan en una fiesta) y,
2. la existencia de los receptores adecuados en nuestra mucosa olfatoria que traduzcan un mensaje y comportamiento determinado 😉

Por eso, si te gusta y quieres estimular esos receptores del amor, no dudes en aproximarte y hablarle al oído, a la vez que inspiras fuerte y dejas que sus feromonas encajen con tus receptores olfativos y descarguen fuegos artificiales en tu sistema nervioso central. Luego ya veremos si se activan el resto de circuitos cerebrales que van más allá de la atracción al amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s